martes, 22 de marzo de 2011

‘Es verdad porque tú lo digas!’

Ella siempre ha sido la primera, muy vivaracha, muy lógica, muy audaz y muy previsible. Ahora le ocultamos todos los problemas, no le contamos lo que pasa, incluso le mentimos para que no sufra y, la mayoría de las veces (algunas no), no sospecha nada.

No es que seamos muy buenos ni que disimulemos muy bien. Al contrario! Se nos escapan cosas delante de ella, metemos la pata constantemente y cuchicheamos cuando ella está delante (algo de lo que no nos sentimos muy orgullosos).

Sin embargo, ella vive en su mundo e inventa sus propios problemas. Ya no va por delante de los demás, ni intenta tomar parte activa de nada.

Esto no significa que crea todo lo que le decimos. Por el contrario, se ha vuelto muy incrédula y desconfiada. Además, nos desafía diciendo: ‘Es verdad porque tú lo digas!

Eso sí, los problemas que inventa los sufre cada minuto que están en su cabeza y con mucho dolor. Lo pasa fatal! Y le cambia la cara cuando el problema desaparece de su mente. Y es que, todo esta en su ‘memoria’, nada es verdad, por lo que la mayoría de las veces es casi imposible demostrarle la realidad para que no pase el mal rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada