domingo, 20 de marzo de 2011

Tener un anciano-bebé en casa


Cuando nacemos somos totalmente indefensos y necesitamos que nos hagan absolutamente todo. Muchos ancianos y enfermos vuelven a ese nivel de dependencia pero la transición entre la independencia y la dependencia es muy dura.

No es fácil tener que pedir que te ayuden a ducharte o usar panales para dormir. Así que en un principio lo mejor es buscar excusas, incluso cuando los demás están dispuesto a hacerlo y te lo dicen y piden pacientemente.

‘Yo no me ducho hoy, estoy limpia!’ o ‘Voy a cambiar las sabanas de mi cama porque hace mucho que no las lavo (y las cambió ayer)’ son formulas para no ducharse o no decir que tienen problema para retener la orina cuando duerme.

Son los seres queridos quienes tienen que convencerlos de que se duche o tiene que usar panales para dormir. Pero es una tarea mucho más complicada que con un bebé.

Ellos son adultos y es difícil de aceptar esta dependencia que ahora tienen. Eso cuesta discusiones, peleas, enfados y decepciones cada día. A veces varias al día. Pero es necesario para todos.

El problema para las personas con Alzheimer es el olvido. Que cuando parecen que lo han entendido y todo va mejor justo la memoria les falla y vuelta a empezar.

Las personas que más lo sufren son quienes pasan más tiempo con ellos porque por mucha ayuda que tenga tantas horas cansa. Incluso hay momentos que dudan de su propia memoria y comienza a pensar que ellos también tienen la enfermedad.

Pasar mucho tiempo con un enfermo de Alzheimer es agotador física y psicológicamente. Los cuidadores agotan su paciencia día tras día y eso lo reflejan en su trato con todos los quienes los rodean y en su aspecto físico. Además, suelen tener momentos en los que están muy susceptibles.

Sin embargo, cuando tienen unas ‘vacaciones’ y están lejos del enfermo sienten pena y lo echan de menos porque su día esta más vacío, ya no tienen que estar 24 horas al 100%. Pero ese descanso es necesario porque ellos también necesitan cuidarse aunque piensen que no. Ellos también necesitan un respiro y el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada