domingo, 22 de noviembre de 2015

La flor de Pascua vuelve a casa por Navidad


Se acerca el mes de diciembre y comenzamos a ver las primeras flores de Pascua. Esa flor roja que adorna jardines, comercios y hogares. Ella, como amante de las flores, era la encargada de que nunca faltase la planta en su casa en estas fiestas. Además, se le daba bien la jardinería y algún año consiguió que sobreviviera hasta la Navidad siguiente, sin embargo, lo que no conseguía era que echara nuevas flores. Nunca descubrimos por qué.

Era tal su amor por las flores que eran regalo habitual por su cumpleaños o su santo, incluso para estas fechas siempre había alguien que la recordaba al ver la flor de Pascua y le llevaba una maceta. Hij@s, sobrin@s, amig@s, niet@s y vecin@s conocían de este hobby que se podia descubrir con solo pisar de casa o incluso desde la calle.

Ahora ya no recuerda ni aquello que tanto le gustaba, el Alzheimer deja su más profunda huella. Si le enseñamos una flor le gusta y dice que es bonita pero ya no se preocupa por esta o aquella maceta, porque es tiempo de poda o aún no ha regado el jardín. Hubo un tiempo que su patio era mucho más que un hobby, era un lugar donde se expresaba y que compartía con sus amig@s y familiares hasta altas horas de la madrugada en verano. Incluso, ya con el Alzheimer, era un lugar donde motivarla para caminar y dar paseos. Solo había que decirle vamos al patio que ha salido una rosa preciosa para hacerla levantar del salón. Ahora eso es historia.

No obstante, quienes la rodeamos seguimos manteniendo y cuidando sus plantas y sus flores. Además, en fechas como estas, nos preocupamos de que la flor de Pascua esté en su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada