sábado, 19 de diciembre de 2015

Que la rutina continúe también en Navidad

Este jueves celebraremos Nochebuena y el vienes Navidad. Por segundo año consecutivo, no contaremos con ella para las fiestas y celebraciones. Aunque por un lado nos da pena no tenerla con nosotros en la mesa; por otro, hemos dejado nuestro egoísmo, ya que la última vez estaba incómoda y no era partícipe de la fiesta sino de su incomodidad.


Tradicionalmente, Navidad ha sido un motivo en nuestra familia (como en muchas otras) para reunirnos en torno a la mesa. Ella era el centro y la encargada de la organización aunque todos aportábamos nuestro granito de arena. En la mesa también tenía su sitio.

Ahora es duro saber que está durmiendo al otro lado de la pared del comedor mientras su silla queda vacía pero está tranquila y relajada frente a los últimos años en los que la fiesta se había convertido en un sufrimiento para ella. Pues en el fondo, el Alzheimer requiere rutina, un día igual que otro, y todo lo que sea un poco diferente supone un sufrimiento para el enfermo.

Actualmente, está en una fase tan avanzada que no es capaz de saber qué está pasando o qué día es. Quizás ve más gente a su alrededor y se alegra de tener a la familia reunida (cuando estamos todos siempre aparece una sonrisa) pero ella sigue con sus horarios y a las 21 horas quiere irse a la cama. No obstante, aunque sea en puré, intentaremos que ella también tenga un menú especial y celebre estas fiesta.

¡Feliz Navidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada